PROMOVER

en cada instituto y en sus relaciones con los demás institutos de la Tercera Orden Regular en todo el mundo, una verdadera comunión que favorezca la vida y la espiritualidad franciscana en concordancia con el espíritu y el contenido de esta Regla y de sus valores fundamentales, basados en el Evangelio y de acuerdo con las ensenanzas de la Iglesia.

 

CREAR

y mantener la solidaridad entre los institutos por los medios siguientes:

ayuda mutua a nivel espiritual y material,
colaboración apostólica,
información y comunicación mutuas,
ayuda a nivel de la formación,
particular atención a los institutos poco numerosos o más aislados,
creación y apoyo a las asociaciones u organizaciones regionales o nacionales que deseen uno o varios de esos medios.

 

COLABORAR

con la Primera y la Segunda Orden y con la Orden Franciscana Seglar.

 

ANIMAR

y difundir los estudios sobre la espiritualidad y la historia franciscana.

 

REPRESENTAR

a los institutos, miembros de la CFI-TOR, ante la Iglesia, ante la familia franciscana, ante el mundo.

 

APOYAR

o tomar la iniciativa de medios para la salvaguardia de los derechos universales de toda persona humana según el Evangelio, velando particularmente por el respeto a la vida, a la libertad, a la justicia y a la paz, al medio ambiente.